Publicitat

Set accents

Informació de proximitat i periodisme reflexiu

Publicitat

Dolors Zapata

Dolors Zapata

Psicòloga sanitària. Terapeuta de parella i de família. Psicooncòloga. Àmplia experiència en l'atenció a famílies i persones que volen millorar aspectes de la seva vida, enfortint les seves capacitats. Especialista en processos de dol i canvis.

Opinió

En la segunda vuelta

Julen ni siquiera podía creerse que todo el amor que Carol le profesaba fuera en realidad posible. Apenas un mes tras conocerse se reconocían como enamorados. De todo lo que esperaban de la vida. De la complicidad. Del enamoramiento más absurdo. De las sonrisitas al leer el nombre en clave. De los futuros construidos bajo la alfombra de la felicidad. De las posibilidades de hacer cosas por primera vez. De esas que con otras personas sonaban a imposible. De saberse impresionado por la alegría y la fuerza de Carol, no imaginarse que puede ser amado con tal potencia. Dudando de la credibilidad de sus palabras y la sinceridad de sus gestos. Esperando el momento en que descubra que realmente ella se ha equivocado de sentimiento. Y él está siendo de nuevo menospreciado por otra situación.

De saberse valorada por alguien como él, tan distinto y tan arrollador. De creerse que es ella quien ahora permanecerá a su lado infundiendo energía que ni siquiera conocía antes. De programar necesidades antes desconocidas. De descubrir una nueva Carol. 

Por saber que entre ellos había unos planes que iban más allá del cuerpo y de la mente. Atravesaban incluso esos miedos a lo desconocido. El miedo a optar a la felicidad.

Aún encontrándose Julen en esa situación tan compleja en la que no sabes si estás actuando como un farsante o como un superviviente. Por esconder la realidad. O por sobrevivir a la realidad más absurda. Y es que el miedo les unía más de lo que imaginaban. Él esperando no meter de nuevo la pata, apostando por algo pasajero. Arriesgándolo todo por poder compartir con Carol esas risas que un día se borraron de su rostro. Ella, sorprendiéndose a cada segundo de sus emociones hacia él. Deseando que ambos pasaran todas las jornadas juntos, sin ser alguien pasajero con quien disfrutar del momento. Apostando por lo suyo. Por el otro. Por el futuro. Incluso con miedo. En las segundas vueltas, mejor invertir.

Comentaris


No hi ha cap comentari


 
Publicitat

Edi7orial

Les nostres arrels

Publicitat
Publicitat